Asilo

El asilo es una forma de protección que puede concederse a las personas que cumplen la definición de refugiado. Los solicitantes de asilo suelen llegar a un país sin documentos de viaje, y a menudo no tienen familia ni otros vínculos con el país. Para tener derecho al asilo, una persona debe demostrar que tiene un temor bien fundado de ser perseguido por su raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un grupo social determinado u opinión política.

Si se considera que un solicitante de asilo cumple la definición de refugiado, se le concede protección y se le permite permanecer en el país. Los solicitantes de asilo suelen ser objeto de detención y pueden enfrentarse a condiciones de vida difíciles mientras se tramita su solicitud. Sin embargo, para los que se les concede el asilo, puede suponer una oportunidad para empezar de nuevo en un país seguro y acogedor.

preguntas frecuentes

¡inicia tu trámite ahora!

obten una consulta gratis
cargando...